Cementerio de Westwood, L.A.

Cementerio de Westwood, L.A.

Cementerio de Westwood, L.A.

El 26 de febrero se celebró la gran fiesta del cine en el Dolby Theatre de Hollywood, Los Ángeles. Sin lugar a dudas ese día, la alfombra roja alberga el mayor número de rutilantes estrellas del cine y de la música. ¿O no?

No muy lejos de allí, en Westwood,   otra alfombra, esta vez de color verde también cuenta con un gran número de actores, actrices y otros muchos personajes vinculados con el mundo cinematográfico.

Hablamos del Westwood Village Memorial Park Cemetery. Este pequeño cementerio que actualmente recibe miles de visitas por la importancia de sus moradores, comenzó su andadura en el año 1905 con el nombre de Sunset Cemetery. Desde entonces, sus enterramientos se realizaban sólo en tierra siendo un lugar apacible, discreto y donde las estelas emergían de manera discreta sobre un cuidado césped.

Ya por aquel entonces y en los años venideros algunos artistas del celuloide escogieron este pequeño y escondido cementerio para su descanso eterno. Y así iba viviendo el cementerio, con sus entierros discretos, algunas criptas adosadas a sus muros, un mausoleo por aquí, todo el trasiego normal dentro de un cementerio, hasta que en 1962 llegó la rubia.

Cuando un 5 de agosto se descubrió el cadáver de Marilyn Monroe nadie hubiera apostado porque los huesos de la sex-simbol acabaran en este remanso de paz. Fue su exmarido y candidato a volver a serlo, Joe DiMaggio, el que pensó que el cementerio de Westwood reunía las condiciones necesarias para que nadie perturbara el descanso y a la vez la mantenía alejado de algo que él odiaba: el resto de famosos. ¡Qué equivocado estaba!

Tres días más tarde, una de las novias de América fue enterrada con una discreta ceremonia a la que asistieron unas treinta personas. Sus restos fueron depositados en un sencillo nicho cuya losa de tonos crema ha ido adquiriendo un color rosa pálido debido a los besos que recibe por parte de sus admiradores.

La decisión de tomo el jugador de béisbol tuvo sus repercusiones, y a partir de entonces comenzó a surgir el “efecto Marilyn” y el cementerio pasó de ser un lugar sencillo a revalorizar su terreno, puesto que el resto de las estrellas de Hollywood deseaban descansar aquí eternamente. El Westwood iba camino de convertirse en un lugar exclusivo para las primeras estrellas del cine, y claro que lo fue.

El fundador de la revista Playboy, admirador de la tentación rubia, ha adquirido el nicho situado a la izquierda de Marilyn, teniendo en cuenta los beneficios que genera este hombre pagar los 80.000 dólares que cuesta ese pedacito de espacio, no le habrá dolido para nada el bolsillo. Además, toda su fortuna comenzó gracias a una foto suya, qué menos que pasar la eternidad juntos. El de la derecha está libre, por si alguno quiere descansar al otro lado de la actriz.

Desde entonces el cementerio con más estrellas por metro cuadrado acoge famosas almas; decir todos los famosos que descansan aquí sería imposible, pero no nombrar a algunos de las más carismáticas estrellas del cine o de la música sería imperdonable.

-Roy Orbison: ¿Quien no ha tarareado uno de sus éxitos más conocidos? Pretty woman. (Ya tengo la melodía metida en la cabeza para todo el día)

-Truman Capote: Este escritor con un extraordinario talento fue autor entre otras muchas obras de Desayuno en Tiffany`s y A sangre fría.

-Dean Martín: Conocidísimo actor y cantante en la década de los 50. Hace poco se le calificó como “el hombre más cool de todos los tiempos”.

-Jack Lemmon: Todos le recordamos por sus papeles cómicos, la película Con faldas y a lo loco le supuso el espaldarazo definitivo en su carrera hacía el éxito, además de comenzar a trabajar con su director fetiche, Billy Wilder.

-Billy Wilder: De origen austrohúngaro está considerado como uno de los mejores directores y guionistas de todos los tiempos. Más de 60 argumentos, 25 películas dirigidas y seis premios Óscar lo corroboran. Incluso escribió su epitafio, “Soy escritor, pero nadie es perfecto”.

-Bettie Mae Page: Reina del pin-up, su carrera llegó a lo más alto en la década de los 50, teniendo millones de seguidores (y sin internet). Profundamente católica no le importó demostrar su sexualidad, posando como modelo de lencería, bikinis e incluso fotografías con una gran carga sexual, aunque nunca teniendo sexo explícito.

Podríamos continuar, el número de famosos que allí “descansan” es interminable, y entrecomillamos descansa, porque desde que llegó la famosa rubia pocos descansan allí, el trasiego de visitantes es constante, todos quieren fotografías de sus ídolos y no es de extrañar, para muchos mortales, es lo más cerca que van a estar de una gran estrella del cine.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com

Cementerio de Green-Wood , Nueva York

Cementerio de Green-Wood , Nueva York

Cementerio de Green-Wood , Nueva York

Inspirado en el cementerio de Père Lachaise, al otro lado del Océano Atlántico y ubicado en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo nos encontraremos el cementerio de Green-Wood, bello lugar repleto de árboles, lagos, colinas y cómo no, arte funerario allá por donde uno mire.

Inaugurado en 1838, a día de hoy es el mayor cementerio de la ciudad de Nueva York con 600.000 personas enterradas en él y ha sido nombrado Atracción Histórica Nacional. Enclavado en el conocido barrio de Brooklyn, su entrada principal se encuentra en la popular 5ª Avenida; de estilo claramente gótico aquí se hallan las oficinas del recinto, donde al entrar nos proporcionaran un plano tremendamente útil teniendo en cuenta las dimensiones del cementerio.

Volvamos a sus orígenes, como ya hemos mencionado este cementerio se fundó en la primera mitad del siglo XIX siendo uno de los primero cementerios rurales de América. Veinte años después había ganado tal popularidad a nivel internacional que aparte de convertirse en lugar predilecto para que las personas fueran allí enterradas, recibía alrededor de 500.000 visitas al año. La belleza de su interior hizo que parques como el Central Park y Prospect fueran proyectados bajo la misma línea que Green-Wood.

Tiene tanta historia en su interior que incluso en una parte de sus terrenos se libró la Batalla de Brooklyn, considerada la primera batalla de la Revolución Americana y crucial durante la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos.

Ideado por Henry Evelyn Pierrepont, el proyecto fue diseñado por un grupo de arquitectos de renombre como Richard Upjohn (conocido por sus iglesias de estilo neogótico) y que se encargó del diseño de la entrada principal. La capilla del recinto corrió a cargo del estudio de arquitectura de Warren y Wetmore que también diseñaron edificaciones tan conocidas como la Grand Central Terminal, el hotel Commodore y el club de la Universidad de Yale por lo que no extrañó que los moradores este cementerio lo hagan en tan hermoso lugar. Como nota curiosa comentaremos que la capilla se alquila para celebrar bodas en ella, así que si algún lector tiene la ilusión de casarse en un cementerio, aquí tiene una oportunidad.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com

Cementerio de St. Philip’s Church, Charleston

Cementerio de St. Philip’s Church, Charleston

Cementerio de St. Philip’s Church, Charleston

Hoy visitamos el pequeño cementerio de la Iglesia de St. Philip, en Charleston, Carolina del Sur.

Esta iglesia de St. Philip fue construida en 1680, en una zona diferente en la que está ahora. En 1710, un huracán la destruyó y para la restauración decidieron cambiarla de ubicación, en el lugar actual. En 1713, otro huracán acaba con el edificio a medio construir, y no es hasta 1721 cuando pueden reanudar las obras, tardando dos años en hacerlo, sin que ningún fenómeno meteorológico adverso volviese a reducir la estructura a polvo.

Aún así, de 1728 a 1740 el pueblo de Charleston sufre huracanes, epidemias de viruela, fiebre amarilla, levantamientos de esclavos, ataques de los indios y amenazas de guerra por nuestra parte (española), no merman la población de Charleston y se convierte en un puerto muy importante del país.

Aunque esta iglesia sobrevivió a todo aquello, en 1835 es reducida a cenizas aunque se reconstruyó a ritmo rápido, para que tres años más tarde volviese a ser arrasada por el fuego. Paradójicamente, Charleston es conocida como la “cuidad santa” por la gran cantidad de iglesias que tiene, construyendo un horizonte a base de campanarios que despuntan de la ciudad.

No es hasta 1850 cuando se produce el primer enterramiento en el patio de esta iglesia; John C. Calhoun, líder político de la zona, pero que también fue trasladado al interior de la iglesia porque temían que su tumba fuese profanada por retractores.

En 1865 el cementerio fue bombardeado y la ciudad fue ocupada por las tropas federales, y esta iglesia fue reparada durante los siguientes doce años.

Tampoco se perdieron, ya iglesia y cementerio, el gran terremoto de 1886, que acabó con ellos dos y dos mil edificios más de la ciudad.

En 1927 fue arrasada por un tornado que le causó numerosísimos daños, y en 1928 el obispo de la iglesia fue asesinado por un clérigo loco que después se suicidó. En 1989, el huracán Hugo destruyó gran parte de la iglesia, que fue restaurada bajo un enorme coste. A día de hoy, 16 de Noviembre de 2016 que nosotras sepamos, sigue en pie. No podemos asegurar nada de mañana.

Una de las curiosidades de este trajinado cementerio, es una placa informativa que tiene en la entrada: “The only ghost at St. Philip’w is the Holy Ghost” (“el único espíritu que hay en St. Philip es el Espíritu Santo”, placa que tuvieron que poner al hacerse famosa en 1987 una foto tomada por un fotógrafo profesional (y certificada por Kodak que no había sido manipulada) en la que se ve una sombra, como de una mujer arrodillada sobre una tumba. La historia fue así: A través de la reja el fotógrafo disparó su cámara, de noche, apuntando, sin saberlo, hacia la tumba de un niño que había fallecido el 10 de Junio de 1888. Dos semanas más tarde, la madre también falleció, y ambos fueron enterrados en este cementerio. Al revelar la foto, descubrió esa mancha en forma de alguien arrodillado sobre la tumba del niño. Por si podía dar un poco más de impresión la historia, la foto fue tomada el 10 de Junio de 1987, 99 años después del fallecimiento. (La foto de la que hablo está por internet accesible, podéis verla y juzgar por vuestra cuenta).

En cualquier caso, entre los atractivos turísticos de Charleston está “la ruta de los fantasmas” , en la que se incluye la visita a esta tumba, motivo por el cual tuvieron que poner el cartel.

Es un pequeño cementerio, en el que se respira la tranquilidad que por historia no ha tenido pero que por ser el sitio que es le pertenece, lleno de árboles frondosos y azaleas en flor que le dan un aspecto de bosque encantado con lápidas en vez de rocas en estado bruto.

(¡Gracias a Marta Cela por las fotos!)

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com