Cementerio de Melaten, Colonia

Cementerio de Melaten, Colonia

Cementerio de Melaten, Colonia

El Cementerio de Colonia, Melaten, es el cementerio central de la ciudad y el que mayor número de tumbas alberga: supera las 60.000 en sus 435 hectáreas. El nombre de Melaten proviene por haber estado ubicada en ese mismo lugar una leprosería durante el siglo XIII. Esta leprosería “de lujo” estaba formada por un alojamiento para el paciente y sus criados, jardines, una casa comunal y un pequeño cementerio. Estuvo en activo durante varios siglos, y fue cerrada como leprosería en 1767.

Durante la ocupación francesa en Colonia, que empezó en Octubre de 1794, se cambió por decreto de Napoleón el enterramiento de cadáveres dentro de las ciudades y en especial dentro de las iglesias como bien sabemos; el gobierno entoncs compró un trozo de tierra donde estaba situada esta leprosería, dejando la mayor parte de los edificios demolidos. La capilla de la leprosería se integró en el cementeriom, y para diseñarlo, su arquitecto, Ferdinand Franz Wallraf se inspiró en Pere Lachaise, ya que este se concibió desde un principio como un centro de ocio y un parque público. Hasta 1829 el cementerio era sólo católico, y protestantes y judíos eran enterrados en otras partes de la ciudad.

El cementerio sufrió un terrible bombardeo en 1944 donde fallecieron 100 personas que celebraban una boda.

En su puerta se podían leer tres leyendas: “Funeribus Agrippinesium Sacer Locus” “En Ave Beatius Aevum Seposta Seges” y “Transi no Sine votis Mox Noster” .

En él conviven hasta cuarenta tipos diferentes de aves, entre las que están los pájaros carpintero, mirlos y petirrojos, en cuanto a la flora, como en todos los cementerios alemanes, el verde se mezcla con el gris de la piedra, a veces llegando a mimetizar el color de esta, otras resaltándolas.

En el Cementerio de Melaten están enterradas varias celebridades de la vida alemana y de la ciudad, y como no, la familia Farina, los creadores del Agua de Colonia, así como un superviviente del Titanic.

(Gracias a German Fafian por las cientos de fotos que nos ha enviado de este cementerio)

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com

Cementerio Dorotheenstadt, Berlín

Cementerio Dorotheenstadt, Berlín

Cementerio Dorotheenstadt, Berlín

El Cementerio Dorotheenstadt fue inaugurado en 1762 y contiene también el cementerio francés, que se creó en 1780 para la comunidad de los Hugonotes. En la segunda mitad del s. XVIII había desaparecido en Berlín un lugar adecuado para realizar los enterramientos. El rey Federico II creó varios cementerios fuera de las murallas de la población (aunque actualmente, como ocurre con este cementerio, estén integrados en la ciudad). El nombre proviene de Dorothea, la segunda mujer Federico Guillermo, Duque de Prusia, cuyo distrito con el mismo nombre se encontraba cercano.

Al principio era un camposanto destinado a obreros e incluso indigentes, pero al establecerse en las cercanías las academias de Artes, Música, Arquitectura, Ciencias y la Universidad de Berlín hicieron que personajes ilustres e importantes fueran inhumados allí, por lo que sus tumbas se convirtieron en sofisticadas obras de arte como homenaje.

La necrópolis se amplió en 1814 y 1826; en 1860 se cerró debido a la superpoblación, y en 1869 sólo se podían hacer enterramientos si se disponía ya del espacio. Durante la Segunda Guerra Mundial la zona que lo rodea sufrió bastantes daños, y el cementerio también se vio afectado. En 1960 se consideró transformarlo en un parque.

En la entrada del cementerio se encuentra la Casa de Bertolt Brecht, donde el poeta vivió sus últimos años. Hoy alberga el archivo de Bertolt Brecht y un foro de literatura.

El cementerio de Dorotheenstadt está considerado como un cementerio de hombres de honor; además del propio Brecht y su esposa, están enterrados aquí personajes como los filósofos Georg Wilhelm Friedrich Hegel y Johann Gottlieb Fichte, los escritores Heinrich Mann, Johannes R. Becher, Arnold Zweig y Anna Seghers, el director Heiner Müller, los arquitectos Friedrich August Stüler y Karl Friedrich Schinkel, el artista John Heartfield, la actriz Helene Weigel y el impresor Ernst Theodor Litfaß.

Es un cementerio tranquilo, pese a estar cerca de una de las zonas turísticas, pequeño y agradable. Y como podéis ver en las fotos, con mucha vegetación, un bonito contraste entre la viveza del verde de las plantas vivas con el gris de la piedra de las tumbas.

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com