¿Dónde está enterrado?: José Saramago

¿Dónde está enterrado?: José Saramago

¿Dónde está enterrado?: José Saramago

¡¡¡OBRIGADO!!! ¡¡¡OBRIGADO!!! ¡¡¡OBRIGADO!!!

Cientos de intelectuales, políticos y compatriotas se dieron cita el día 19 de junio, en la capilla ardiente del Premio Nobel de Literatura de 1998, José Saramago, en el Ayuntamiento de Lisboa.

Nace en una familia humilde, en la aldea portuguesa de Azinhaga. Los primeros libros que conoció salieron de la biblioteca de su ciudad, a los 17 años, ya que en su casa no podían permitirse ninguno. Trabajaba de día como cerrajero y leía ávidamente de noche, cuando visitaba la biblioteca.

Su primer libro lo escribió con 25 años, en lengua portuguesa, por expreso deseo del autor. Diecinueve años después publicó su segundo libro, y al ser preguntado por todo el tiempo transcurrido, contestó de forma rotunda: “Cuando uno no tiene nada que decir, es mejor callarse”, aunque bien es cierto, que en ese transcurso escribió “Claraboya”, novela que Saramago se negó a publicar, debido a que consideraba que sus dos primeros trabajos fueron novelas juveniles que no tenían que ver con su obra posterior.

Pero en el fondo, cae en su misma trampa, y escribe “La Caverna” muchos años más tarde, donde analiza al individuo y llega a la conclusión que el carácter del ser humano se forja por todo lo que le rodea. Estamos obligados a vivir en un grupo, y lo que haga el grupo nos influye y marca nuestro carácter. Aunque los protagonistas de la novela escapan de esa realidad sin saber realmente qué les depara el futuro, son felices en ese momento…¿y después?

Y así una veintena de libros, crónicas, memorias, poesía, teatro,multitud de premios…todo para el considerado como uno de los más importantes de la literatura contemporánea.

Falleció en Tías, Lanzarote, donde, a las 17:00 horas del mismo día 18 se instaló la capilla ardiente en la biblioteca de la Fundación José Saramago; y en presencia de su viuda, Pilar del Río, de su hijo Javier y de su hermana María. Allí desfilaron miles de admiradores antes de que el féretro fuera retirado a la 1:00 por los empleados de la funeraria a sus instalaciones en Arrecife, para embalsamarlo, debido a que debía viajar a su país natal.

Dos coches de la Policía Local de Tías escoltaron el coche fúnebre hasta el aeropuerto donde embarcó en las bodegas de un avión militar Hércules de las fuerzas aéreas lusas, que fue el encargado del traslado, rumbo a Lisboa, para llevarlo a la nueva capilla ardiente instalada en su país natal.

Fue recibido en el aeropuerto y llevado a hombros por un destacamento militar hasta el coche fúnebre ante el silencio sobrecogedor de los presentes. La bandera portuguesa cubría el arca.

Motoristas de la guardia nacional republicana portuguesa custodiaron el traslado hasta el Ayuntamiento de Lisboa, donde fueron colocados dos enormes carteles con la imagen del escritor en sus ventanales.

La capilla ardiente se instaló en el Salón de Honor del Ayuntamiento de Lisboa. Muchas personalidades rindieron un último homenaje a este gran escritor, que creía en el ser humano, en sus inquietudes, en la persecución de los sueños para hacerlos realidad…

Fue María Teresa Fernández de la Vega, Ministra de Cultura en aquel momento, la encargada de pronunciar las palabras de condolencia en nombre del Gobierno Español ante las decenas de personas presentes entre las que se encontraban su viuda, Pilar del Río, su hija Violeta y los dos nietos del escritor.

La violonchelista Irene Lima fue la encargada de cerrar el homenaje, interpretando una pieza de Bach, vestida con un traje rojo perteneciente a Pilar del Río.

Tras el funeral, el cortejo fúnebre recorrió las calles de Lisboa en dirección al Cementerio del Alto de Sao Joao, donde miles de personas, portando claveles rojos, con los libros del escritor en la mano y entre grandes aplausos, le acompañaron en el último viaje de su vida.

“(…)El objetivo de un viaje es solo el inicio de otro viaje”. José Saramago

Fue despedido al grito de “obrigado, obrigado” en agradecimiento a su escritor, a la persona que ganó el Premio Nobel de Literatura.

El domingo 20 de Junio, fue incinerado y sus restos se encuentran enterrados bajo un olivo, traído de su tierra natal, Azinhaga do Ribatejo, que fue plantado en el Campo das Cebolas, con vistas al río Tajo y muy cerca de donde se levanta su Fundación. Sobre este olivo y las cenizas también se esparció tierra de Lanzarote, su segunda residencia.

Me quedo con la frase de despedida de Pilar del Río a su admirado marido: “Sólo deben llorar hoy quienes no le conocieron”

Vicky Delgado

Vicky Delgado

vicky@guiadecementerios.com

¿Dónde está enterrado? Ray Bradbury

¿Dónde está enterrado? Ray Bradbury

¿Dónde está enterrado? Ray Bradbury

Que algún día los humanos colonizarán Marte no parece tan descabellado, de hecho se cree que la primera expedición podría partir en el 2022 (no queda tanto) y el proyecto Mars One se culminaría estableciendo la primera colonia humana en el Planeta Rojo.

Si nuestro personaje de hoy estuviera vivo, daría palmas con las orejas, pues Ray Bradbury ya por los años 50 imaginó y escribió la llegada a Marte y la colonización del planeta por parte de los humanos.

Desde niño, este escritor estadounidense fue un lector empedernido siendo su máxima inspiración H.P. Lovecraft, uno de los máximos exponentes en la literatura de terror y ciencia ficción. Sabiendo esto, no es de extrañar que Ray de niño tuviera pesadillas; pero en lugar de arrinconarse en sus sueños el joven Ray decidió plasmarlos y comenzar así una serie de relatos con la misma línea literaria.

Con los estudios básicos, pues no pudo llegar a la universidad por problemas económicos familiares, se formó de manera autodidacta, la biblioteca pasó a ser su mundo; allí leía y daba rienda suelta a su imaginación.

El primero de sus escritos publicados fue “El dilema de Hollerbochen” que salió a la luz en 1938 en una revista amateur llamada Imagination! Un par de años más tarde cuando tenía material suficiente (y dinero para ello) él mismo publica Futuria Fantasía, su propia revista donde la mayor parte de los relatos eran de su propia cosecha.

Se instala en Los Ángeles y allí seguiría creando historias, cuentos y novelas de distintos géneros que fueron viendo la luz gracias a la mano de este escritor. Pero sin duda Ray Bradbury pasaría a la historia como escritor de ciencia ficción. Una de sus mayores obras fue “Crónicas Marcianas”: en él se relata los seis primeros viajes hacia Marte y su posterior colonización.

Otra de sus mejores obras y que le consolidó como autor de este género literario fue “Fahrenheit 451”, novela distópica en la que se hace referencia a la temperatura a la que arden los libros en la escala de Fahrenheit. Años más tarde, François Truffaut se basó en dicha novela para realizar una película con el mismo nombre. Por supuesto os recomendamos la lectura de este libro, pero si sois perezosos a la hora de pasar páginas podéis hacer unas palomitas y ver la película.

Tras el respaldo por estás obras, Ray comenzó a colaborar como argumentista y guionista de numerosas películas y series de televisión. La más destacable fue la colaboración con el gran director estadounidense John Huston en la adaptación de la novela escrita por Herman Melville y de todos conocida “Moby Dick”.

Hombre prolífico, desde California continuo escribiendo, se animó con los poemas y ensayos sin abandonar nunca el género que tantas mieles le dio. El mismo se consideraba “un narrador de cuentos con propósitos morales”, y realmente es así pues el lector que se sumerge en algunos de sus relatos puede llegar a tener angustia metafísica y entrar en un estado de tal desconcierto ante la convicción de Bradbury para relatar el destino de la Humanidad.

Lamentablemente falleció un 6 de junio de 2012 en Los Ángeles, tenía 91 años y fue enterrado en el Cementerio Westwood Village Memorial Park. Por supuesto al igual que otros muchos escritores quiso dejar bien claro que de su mano habían salido algunas de las obras más significativas y el mismo eligió su epitafio. Bajo su nombre reza “Autor de Fahrenheit 451” para que no quede ninguna duda a las futuras generaciones.

Y cuando llegue (si llega) la primera expedición a Marte puede que Ray Bradbury allá donde esté piense que él ya lo relató en su día. Todo un visionario.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com

¿Dónde está enterrado? H.R. Giger

¿Dónde está enterrado? H.R. Giger

¿Dónde está enterrado? H.R. Giger

Poltergeist II. Species. Prometheus.”.Emerson, Lake and Palmer. Debbie Harry. La portada (censurada) del disco de Dead Kennedys “Frankenchrist . El micrófono del cantante de Korn. Dark Seed, el videojuego. Li II. Y Alien.

Tal día como hoy hace tres años falleció uno de los artistas gráficos y escultores más flipantes que nos ha dado la historia, H. R. Giger.

Nacido en 1940 en Coira, Suiza, comenzó a trabajar como diseñador de interiores, trabajo que le dura tan solo dos años pues prefiere dedicarse a crear su arte, tan oscuro y fantasioso, que se ve marcado como tal para siempre con el suicidio de su pareja en 1975. Pero siempre había estado obsesionado en sus obras con la muerte y el sexo, algo no muy bien visto en la Suiza rural de los años 60 y que le trajo algún que otro quebradero de cabeza a los dueños de las galerías donde exponía.

Antes del suicidio de su pareja, conoce a Dalí en Cadaqués, el cual le presenta a Alejandro Jodorowsky, y le recomienda para el proyecto de Dune, la película, en la que al final no participa, pero le sirve para conocer a Dan O’Bannon, guionista y diseñador que le incluye en el proyecto de Alien, que le valió un Oscar al mejor diseño escénico.

También diseñó portadas de discos, de los antes mencionados Emerson, Lake and Palmer, un cráneo humano encerrado en una máquina que se ha convertido con el tiempo en uno de sus dibujos más representativos. Pero pese a su fama, sus proyectos seguían siendo rechazados, como el diseño de su batmóvil para Batman Forever, e incluso censurado, como comentaba antes, ya que su portada de penes penetrando vaginas para el disco de Dead Kennedy no pasó la censura y estos tuvieron que cambiarla.

Siempre tuvo la imagen de un artista melancólico, misterioso, que trabajaba sólo de noche (ahora lo llamaríamos night owl) y que siempre vestía de negro (hábito que adquirió porque se notaban menos las manchas de tinta en su ropa, no por otra cosa).

En 1998 compra el Chateau St. Germain en Gruyères y establece un museo con su nombre y sus obras, pues siempre se mostró satisfecho con la aceptación que había tenido el público con su creación, la combinación de máquinas y piel humana. Para él, que la gente se tatuara sus obras era el mayor cumplido que podían hacerle, elegir un dibujo suyo para llevarlo toda la vida era el mayor de los reconocimientos que podían darle.

A H.R. Giger no le asustaba la muerte, pero tampoco quería saber si se iba a morir o no. Tenía dicho a sus médicos que nunca le informaran si sufría alguna enfermedad grave, ya que el saberlo le restaría coraje a la hora de afrontar su vida. Y fue una mala caída la que se lo llevó el 12 de Mayo de 2014.

Fue enterrado en el Cementerio de Gruyère, muy cerca del museo que lleva su nombre.

Aunque nos hubiese encantado que la tumba real fuera esta:

En realidad, viendo el cementerio,

Es más probable que esta sea la real:

Para mi H.R. Giger fue el autor de las portadas de mis carpetas durante la adolescencia, sus dibujos poblaban las paredes de mi habitación y varias de mis camisetas. Esa mezcla de lo ciber con lo humano, del metal y el acero con la carne, en combinación perfecta, sus detalles me siguen volviendo loca; cualquiera de sus imágenes me creaba una historia en la cabeza que hacía volar la imaginación durante horas. Y luego corriendo a hacer los deberes.

Como él mismo dijo en una entrevista en 1974 “Si les gusta mi trabajo son creativos… o es que están locos”

 

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com

¿Dónde están enterrados? Los Hermanos Grimm

¿Dónde están enterrados? Los Hermanos Grimm

¿Dónde están enterrados? Los Hermanos Grimm

Los cuentos han estado presentes desde el principio de los tiempos, breves historias que se iban contando de generación en generación, y que posteriormente comenzaron a escribirse para no caer en el olvido. Gracias a eso, muchos de nosotros hemos crecido leyendo cuentos, o esperando a que cayera la noche para que nuestros padres vinieran a contarnos esas fantásticas historias antes de irnos a dormir.

Sin duda han sido muchos los escritores que han aumentado de manera considerable el imaginativo mundo de los niños, pero hay dos que sobresalen, tanto por el número de historias escritas, como porque sus cuentos han pasado a la historia bastante edulcorados, aunque de eso hablaremos más adelante. Hoy conoceremos más a los hermanos Grimm y de cómo toda su obra acabó haciendo las delicias de los más pequeños.

Iacob y Wilhelm Grimm nacieron en la localidad alemana de Hanau; apenas se llevaban un año de diferencia y sus cumpleaños se celebraban por todo lo alto. Su familia pertenecía a la burguesía intelectual alemana y dentro de ese ambiente se criaron los tres hermanos Grimm, (sí, fueron tres pero Ludwing se dedicó a la pintura y al grabado). Con este entorno no es de extrañar que pronto los hermanos dieran señales de sus talentos; por sí solos ya eran notables pero juntos eran perfectos. Iacob destacaba por su tenacidad, su curiosidad y rigor, y Wilhehm por sus dotes artísticas y urbanidad. Cuando terminaron sus estudios de bachillerato ambos realizaron la carrera de Derecho en la universidad; tan excelente era la unión de ambos que incluso llegaron a trabajar en la misma biblioteca, Iacob como bibliotecario y Wilhelm como secretario de la misma.

Ya por entonces escribían y sus publicaciones eran sobresalientes. Entre sus primeras poblaciones figuran Edda, epopeya finlandesa del siglo XIII y otros poemas traducidos del alto alemán. Pero los hermanos Grimm no se limitaba a recopilar historias, también extendieron la investigación lingüística y la lingüística histórica. Tanto es así que sus estudios de la lengua alemana fueron fundamentales para el posterior desarrollo del estudio lingüístico, conociéndose como la Ley de Grimm.

En su vida personal también se complementaban: para ambos los libros eran sus tesoros más preciados y durante los paseos que daban recogían hojas y flores para luego colocarlas entre las páginas de sus libros favoritos. La biblioteca de estos hermanos llegó a recopilar una gran colección; desde sus tiempos de estudiantes hasta los que fueron comprando, todos ellos estaban colocados de manera meticulosa y cuidada. No eran meros libros, eran compañeros de la vida.

Ambos tenían un alto sentido de la responsabilidad debido a que su padre falleció cuando eran todavía niños, y este hecho hizo que adoraran más aún a su madre que sin quererlo, se convirtió en una improvisada narradora de las historias que iban escribiendo sus hijos.

Tras un tiempo realizando profundas investigaciones, los hermanos tomaron otro camino cuando Prusia fue invadida y ocupada por el ejército napoleónico. La corriente nacional se vio reforzada por Los Discursos a la Nación alemana de Fichte; había que entregarse en cuerpo y alma a Alemania. Dos amigos de uno de los hermanos Grimm pensaron que una buena manera de no perder sus raíces era preparar una antología con antiguos poemas locales, y qué mejor manera de enfocarlo que enseñárselo a las futuras generaciones: los niños.

A los hermanos Grimm les entusiasmó la idea, ellos también podían y querían colaborar en que Alemania no perdiera su historia. Comenzaron a recopilar cuentos que provenían de la tradición oral, especialmente los del entorno burgués de Kassel, donde estaba muy asentado el carácter de los protestantes de la doctrina calvinista. Una mujer de ese entorno fue la que les proporcionó multitud de historias que los hermanos Grimm se encargaron de plasmar en su libro Kinder-und Hausmärchen (Cuentos para la infancia y el hogar) y lo publicaron en dos volúmenes. Tanta aceptación tuvo que algunos años más tarde la colección tuvo que ser ampliada, ya que comenzaba a conocérsela como Cuentos de hadas de los hermanos Grimm.

Al comienzo hemos dicho que estas historias han pasado de generación a generación bastantes edulcoradas, de eso se encargó Disney cuando ideó realizar las películas basadas en los relatos de los hermanos. Pero lo cierto es que las historias originalmente tenía de todo menos príncipes azules o finales felices, pongamos algún ejemplo:

Un príncipe se enamora de una bella chica con un larguísimo cabello (¿os suena?), la realidad escrita por los hermanos es que el príncipe termina cayendo de la torre por intentar rescatar a su amada y queda ciego. La muchacha no tiene nada de valiente ni de decidida, y no hace mucho para ayudar a su amado, lo encuentra en el pantano después de que la bruja la abandonara no sin antes haberle cortado su maravillosa melena. Incluso algunos entendidos dicen que la bella muchacha se quedó embarazada de gemelos. Nada que ver con lo que Disney, Dreamworks o Universal nos han enseñado.

Otro ejemplo; una muchacha huérfana de padre se queda bajo el cobijo de su madrastra y sus hermanastras. Todos conocemos por las películas y los cuentos modificados que la madrastra era mala con ella, y que sus hermanas tampoco le iban a la zaga. Según los hermanos Grimm los castigos a los que era sometida la muchacha por parte de sus “benefactoras” era hacerla bailar con unas zapatillas de hierro al rojo vivo para que el zapato de cristal no le entrara en el pie. Mientras las dos arpías de sus hermanas se amputaban dedos y talones para que sus pies entraran en el maldito zapato. Sí, estamos hablando de Cenicienta, nada que ver ¿Verdad?

Hansel y Gretel, Caperucita Roja, La Bella Durmiente, El gato con Botas, infinidad de cuentos que se han visto alterados para no alterar los dulces sueños de los niños. Sin embargo hay otros títulos que se quedarán siempre en el cajón por la dureza de su historia; The Jew Among the Thorns, The Robber Bridegroom, The Juniper Tree; estos son algunos de los títulos podremos leer, pero jamás ninguna productora hará una película infantil con ellas.

Los dos hermanos Grimm siempre vivieron y trabajaron juntos, y como no podía ser de otra manera también están enterrados juntos en el cementerio de San Matías de Berlín, donde multitud de personas les visitan y llevan flores. Seguro que muchos de ellos agradeciéndoles lo bonito y maravilloso de sus cuentos sin saber que nada tienen que ver con realidad que nos enseñan.

 

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com

¿Dónde está enterrado?: Harry Houdini

¿Dónde está enterrado?: Harry Houdini

¿Dónde está enterrado?:  Harry Houdini

Antes de pasar a la historia por lo que todos le conocemos actualmente, Houdini realizó todos los trabajos que pudo para ayudar a su familia; hubo uno que le marcó especialmente, en el mundo de la magia. Mientras trabajaba en un circo como trapecista, Houdini estudiaba magia y se entrenaba duramente para competir en natación. Abandonada la facción de trapecista se centra en la magia, y más concretamente en el escapismo donde consigue ser reconocido por lo complicado de sus espectáculos.

Inquieto por querer documentarse, consiguió ser un erudito en la historia de la magia; tanto es así que consiguió acumular una magnífica colección especializada en la materia. Harry Houdini no concebía la magia como un truco barato, para él era espectáculo puro. Sus escapismos pasaron a la historia por “salir” de cajas fuertes que arrojaban al mar, de camisas de fuerza reforzadas con cadenas y grilletes de cualquier tipo, o de baúles con mil candados. Como todo buen mago, nunca dijo su método, aunque mitos urbanos dicen que Houdini se introducía las pequeñas llaves que necesitaba en cualquier recoveco de su cuerpo para salir airoso.

Pero si ya en vida Houdini convivía con el misterio, su muerte también parece también tener “truco”, incluso hay escépticos que piensan que no mora bajo su sepultura. ¿Pero como falleció Harry Houdini?

Pues aunque parezca mentira no fue en uno de sus espectáculos, no. Harry siempre había alardeado de poder soportar puñetazos en su vientre: en algunos espectáculos era normal que el escapista cogiera a algún caballero del público para que le pegara y pudiera demostrar sus habilidades de resistencia.

Quiso la providencia que el día 22 de octubre de 1926 Harry se encontrara en el Teatro Princess de Montreal. Se hallaba en el camerino preparándose para realizar uno más de sus espectáculos. Un estudiante llamado Joselyn Gordon acudió a verle al teatro, pero antes del comienzo del evento fue a verle al camerino; después de la presentaciones Gordon fue al grano: quería pegarle unos puñetazos en el vientre para saber si Houdini aguantaría. Por supuesto el escapista se quiso dar un baño de ego y dijo que sí; lo que no se esperaba es que Gordon le propinara el golpe sin avisar cogiendo a Houdini por sorpresa. Según testigos oculares de aquel incidente, Gordon no le dio sólo uno sino que le siguió golpeando varias veces. Houdini en principio se quejó, pero pero no le dio mayor importancia y siguió con su ritmo de vida.

Varios días después Houdini comenzó a quejarse de dolores fuertes de estómago y esta vez sí que acudió al médico. El facultativo le dijo que podría ser una apendicitis que habría empeorado debido a los golpes de Gordon; le sugirió tratamiento pero Harry lo rechazó de manera categórica, tenía que seguir con sus números de escapismo. Estando en Detroit días después su médico volvió a examinarle, tenía 40º de fiebre y todo apuntaba a que se pondría peor. El médico le aconsejo de nuevo el tratamiento y por supuesto suspender el número de escapismo, a lo que Houdini volvió a negarse.

Entró en escena, para él su público era su vida; ese día el número sería “Tortura de agua china”. Comenzó y el tiempo corría, algo iba mal, pasaron tres minutos y Houdini no salía. Su mujer y su asistente, rompieron el cristal para ver aterrorizados que el escapista ya estaba inconsciente. Le trasladaron al hospital Grace de Detroit donde fue atendido por un residente llamado J. Gordon (¿casualidad?) y Harry Houdini después de sufrir dos cirugías de urgencia falleció el 31 de octubre de 1926, en la habitación 401. ¿Motivo del fallecimiento? Peritonitis. No se sabe con seguridad si fue debido a los golpes del estudiante, o fue algo que ya venía de tiempo atrás y la tozudez de Houdini por no suspender sus números le llevaron a la muerte, a día de hoy sigue siendo una controversia.

Cuatro días más tarde se celebraron las pompas fúnebres del ya mítico escapistas. El féretro de le acompañaría siempre pudo ser construido con un truco de faquir llamado “ilusión de crematorio”. No es un hecho contrastado, pero teniendo en cuenta que Houdini era mundialmente conocido por escapar de ataduras y esposas tampoco parece tan descabellada la idea. También se rumoreó con los años que el féretro disponía de un doble fondo, en ese rincón secreto se habrían depositado todos los trucos del escapista, aunque tampoco se sabe con seguridad.

Lo que sí es seguro es que a los funerales de Harry Houdini acudieron más de dos mil personas, todos querían cerciorarse de que la muerte del gran mago era real. Entre ellos se encontraban los miembros de la Sociedad Americana de Magos, pues querían despedirse de su presidente. Dicha sociedad continúa todos los años realizando una ceremonia conmemorativa en el aniversario de su fallecimiento, la “Ceremonia de la varita mágica rota”. Los allí congregados rompen una varita que simboliza los secretos mágicos y la habilidad del mago, ya que sin su portador, la varita no deja de ser una simple vara de madera.

Houdini fue enterrado en el cementerio de Macpela, Nueva York, y sus admiradores depositan sobre su lápida cartas de magia, varitas y esposas para rendir tributo al mejor escapista de todos los tiempos. Suponemos que más de uno cuando se encuentra ante la tumba no puede dejar de pensar si realmente Harry Houdini descansa allí o si por el contrario fue su último truco de magia y se escapó. Nunca lo sabremos, los magos no revelan sus trucos.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com

¿Dónde está enterrado? : San Isidro Labrador

¿Dónde está enterrado? : San Isidro Labrador

¿Dónde está enterrado? San Isidro Labrador

El viernes pasado teníamos la oportunidad de asistir a la Colegiata de San Isidro en Madrid y conocer su vida y la historia de boca de Tomás Puñal, profesor de Historia de la Universidad Rey Juan Carlos , y como era de esperar, no perdimos la oportunidad.

Hemos de reconocer que nunca habíamos entrado en la Colegiata pese a haber pasado por la puerta mil veces. Ya sabéis cómo somos los madrileños, que al final nos perdemos lo nuestro.

Allí nos recibieron algunos miembros de la congregación; aunque los restos de San Isidro y Santa María de la Cabeza reposan en el retablo del altar central, sus figuras están en una de las capillas laterales, dedicada a la Inmaculada; en el suelo se puede ver una parte de mármol oscura, de forma ovalada, que coincide con la posición de uno de los pozos que cavó San Isidro, que a su vez coincide con el ábside de la capilla, convirtiéndolo en un sitio especial para el culto. Pero nosotras íbamos más allá, y por la parte trasera, acompañadas de Tomás, nuestro anfitrión, pudimos acceder a la parte alta donde están los sepulcros y poder verlos muy de cerca.

Allí, frente a sus restos, conocimos un poco más de la historia de Isidro Merlo Cortés, un labrador del siglo XII, de 1’90 de altura (eso nos alucinó, claro, si ya hoy en día se le consideraría un hombre muy alto, imaginad en el medievo que un “tiarrón” era un hombre de 1,55) al que se le atribuyeron casi quinientos milagros en vida; quizás el más sonado fue que hizo subir las aguas de un pozo al que había caído su hijo Illán, salvándole así la vida. (Este pozo se encuentra actualmente en la puerta del Museo de San Isidro)

Porque Isidro, hombre trabajador y de buen porte, estaba casado con María Toribia, una alcarreña a la que conoció en Torrelaguna cuando este huía de la conquista almorávide.

Isidro muere en 1172, y es enterrado en el desaparecido cementerio de la iglesia de San Andrés, el barrio en el que vivía. María falleció en 1175, y fue enterrada en la iglesia de la Piedad de Torrelaguna, donde había sido camarera, lejos de su marido.

Pese a que Isidro no fue nombrado santo hasta el siglo XVI, desde su muerte fue venerado tanto por la plebe como por la realeza, fuesen de la dinastía que fuesen. Es desenterrado por primera vez en 1212, 40 años más tarde de su muerte, envuelto en su mortaja casi entera y en un estado de conservación muy bueno. Este descubrimiento fue debido a que unas fuertes lluvias torrenciales sacaron a flote los cadáveres de la Iglesia de San Andrés. Como era conocido por toda la población, se colocó su cuerpo en el altar mayor de la misma iglesia. Pero 20 años más tarde se empezó a utilizar sus restos para sacarlos en procesión y que intercediera por las necesarias lluvias, acto que se repitió varias veces a lo largo de los años, llegando esta procesión incluso hasta la Basílica de Nuestra Señora de Atocha.

Como ya hemos dicho antes, Isidro aún, era muy venerado por todos los estratos sociales, hasta cierto paroxismo: la mujer de Enrique II, quiso llevarse un brazo como reliquia, brazo que llegó a arrancar y que después fue devuelto y sujeto al cuerpo con una cinta. También fue durante una visita de la reina Isabel la Católica cuando una de sus damas, a la vez que besaba los pies del santo, le arrancó el dedo pulgar del pie derecho; cuenta la leyenda que tuvo que devolverlo cuando los caballos que llevaban su carruaje se negaron a cruzar el Manzanares. El dedo se colgó en una bolsita alrededor del cuello de su dueño, pero actualmente se desconoce su paradero.

Pese a que el pueblo quería darle un enterramiento digno y a su altura, el pobre San Isidro aún tuvo que irse hasta Casarrubios del Monte (Toledo) a interceder por la curación del rey Felipe III, que por suerte sanó y devolvió a la iglesia primigenia. Aún así, el santo fue llevado a palacio cada vez que un rey enfermaba.

Fue Mariana de Neoburgo, agradecida por su ayuda, quien le regaló el arca en el que descasa, cerrado por 9 llaves, una de las cuales guarda la Casa Real española. Fue en los años 80 cuando se abrió de nuevo el arca que lo protege, y en él se encontró el cuerpo nuevamente en un gran estado de conservación, para volver a ser devuelto al Altar Mayor de la Colegiata, donde descansa desde entonces sin que ningún rey haya requerido sus servicios personales.

Bajo su arca, en otra más pequeña que cabe entre las patas de la suya, se encuentran los restos de Santa María de la Cabeza, llamada así porque lo primero que emergió de su cadáver al destruirse la iglesia donde estaba enterrada, fue el cráneo. De ella se conservan apenas la calavera y unos cuantos huesos, ya que los huesos fueron robados de manera apresurada de la iglesia donde descansaba y la historia se pierde más o menos ahí. Pero al final descansan juntos, y sus representaciones son sacadas en procesión el 15 de Mayo y el 9 de Septiembre, encabezando siempre la procesión María.

Solo nos queda agradecerle a Tomás y a todas las personas que hablaron con nosotras esa tarde la clase de Historia que nos dieron y los ánimos que nos dieron para continuar con nuestro proyecto.

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com