Mujeres Ilustres: Nellie Bly & Elizabeth Bisland

Nellie Bly era una mujer joven, periodista, feminista, de mucho carácter. Un día, respondió a la columna de un periódico sobre un artículo bastante sexista, con tanto éxito en sus palabras, que el editor del periódico le instó a unirse al diario como reportera. Después de realizar varios artículos de investigación, fue relegada a la sección para mujeres, por lo que abandonó este periódico y acabó en el The New York World, que en aquel momento dirigía un tal Joseph Pulitzer, no sé si os suena. Allí escribió un artículo sobre el asilo psiquiátrico para mujeres de Blackwell’s Island. Para ello, se internó en el centro durante diez días y convivió con las internas, dando como resultado un artículo muy crítico acerca de los abusos sobre los pacientes que hizo que las administraciones tomaran cartas en el asunto. Nellie era una gran reportera, mujer aventurera y decidida de firmes convicciones.

Elizabeth Bisland empezó su carrera literaria de adolescente, enviando poesías a un periódico de Nueva Orleans bajo seudónimo. Sus escritos eran tan excelentes que reveló su identidad a la familia y al editor y fue contratada para trabajar en el periódico, trasladándose a Nueva Orleans para trabajar. En 1887, se traslada a Nueva York donde empieza a trabajar para una revista emergente, Cosmopolitan, de publicación mensual.

 

 

Mientras tanto, Julio Verne publica por entregas en el periódico Le Temps su Vuelta al mundo en 80 días, un viaje alrededor del mundo por los personajes de Phileas Fogg y Jean Passepartout, su ayudante. El 30 de Enero de 1873 se publicó en formato novela, convirtiéndose en una de las grandes novelas de la época, y de la historia.

A Pulitzer le retan a que envíe un reportero a realizar el viaje que cuenta Julio Verne, y él escoge a su intrépida reportera, Nellie Bly para documentar el viaje. Meses más tarde de la propuesta, el 14 de Noviembre de 1889, Nellie comienza su viaje.

Por su parte, J. Brisben Walker, el jefe de Elizabeth, ve una oportunidad de publicitarse en este viaje, y 6 horas antes de que Bly parta en su aventura, recluta a Elizabeth para que realice el mismo viaje.

Y aquí es cuando como mujeres, nos quitamos el sombrero ante la señora Bisland porque nos entran escalofríos de pensar en hacer una maleta para 80 días con tan sólo 6 horas de antelación. Nos quitamos el sombrero y hacemos una tremenda reverencia.

 

Cada una parte de una punta de la ciudad, y en direcciones opuestas. Nellie desconocía que estaba en competencia con Elizabeth, se enteró a mitad de viaje, aunque todo el público mundial seguía con pasión la aventura de ambas.

 

Nellie se reunió con Julio Verne en Amiens, donde le dio a conocer su peripecia. Él, escéptico, le dijo “Señorita, si es usted capaz de hacerlo en 79 días, yo la felicitaré públicamente”.

Hubiese dado algo por ver la cara del señor Verne cuando leyó que Nellie, patrocinada por el New York World y sus medios, había conseguido hacer el mismo recorrido que Fogg en tan solo 72 días; y como, en mi imaginación, se comió el periódico cuando cuatro días más tarde, leyó que Elizabeth lo había conseguido, con muchos menos medios y facilidades que Nellie, en 76 días.

 

Después del viaje, ambas continuaron con sus vidas y carreras, aunque se hicieron amigas: Nelly se casó y fue corresponsal de guerra, y Elizabeth, que también pasó por la vicaría, escribió novelas.

 

Pero ambas siguieron unidas hasta el final, ya que las dos están enterradas en el cementerio de Woodlawd en el Bronx.

 

Por cierto, Julio Verne le envió un telegrama de felicitación a Nellie, que conservó junto a su ejemplar de La vuelta al mundo en 80 días.

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com