El funeral más sanguinario de la Historia

Si decimos que el hombre del que hoy hablamos se llamaba Temuyín, seguramente no lo relacionemos con alguien muy importante para la historia. Pero si decimos que hoy vamos a hablar de las honras fúnebres de Genghis Khan, automáticamente en nuestra mente nos vendrá la imagen del fundador del primer Imperio Mongol hace 800 años.

Hablar de la vida de este mítico guerrero es tarea complicada. Para unos fue gran estratega, para otros sin embargo, un sanguinario. Pero lo que conquistó este hombre, teniendo en cuenta la poca población mongola, no lo ha conseguido ningún otro conquistador a lo largo de la historia.

Pero hoy nos interesamos no por su vida, sino por su muerte, un misterio que incluso en la actualidad sigue sin resolverse con claridad, aunque hay multitud de hipótesis al respecto. Historiadores, arqueólogos e investigadores utilizan los más modernos medios para encontrar su tumba, pero …

¿De qué murió Genghis Khan?

Primer enigma, tantas son las versiones vertidas sobre el tema que se han convertido en leyenda. Unos dicen que murió al caer de un caballo, cosa poco probable pues el Khan era un hábil jinete. Otros, barajan la posibilidad de que falleciera por una herida de guerra o debido a contraer el tifus. En este punto incluso Marco Polo, amigo personal del guerrero, escribió en sus libros de viajes:

“Pero al final de los seis años que iba en contra de un determinado castillo que fue llamado CAAJU, y allí le dispararon con una flecha en la rodilla, por lo que murió. Una gran pena que era, pues era un hombre valiente y muy inteligente”.

-  Marco Polo, Los viajes de Marco Polo, Libro 1, Capítulo 50.

Como no hay dos sin tres, algunos investigadores históricos asignan la muerte de Genghis Khan a alguna concubina despechada.

 

¿Cómo fue el entierro del Khan?

Pues aunque parezca mentira esto no es un misterio, aunque todavía quedan preguntas por contestar si se sabe a grandes rasgos qué sucedió desde el 18 de abril de 1227, cuando fallece.

Genghis Khan pidió ser enterrado sin indicación alguna o cualquier signo que pudiera revelar dónde iba a realizar su descanso eterno. Lo que si pidió fue hacerlo con sus seis gatos mientras éstos estaban vivos, porque según su cultura, los ronroneos le guiarían a la otra vida, lo que ellos denominaban la tierra bajo el cielo azul grande. Parece inverosímil que un hombre que conquistó un vasto territorio, desde Europa Oriental hasta el Océano Pacífico, y desde Siberia hasta Mesopotamia quisiera ser enterrado en el más humilde anonimato.

Su cuerpo fue trasladado a Mongolia, se cree que al lugar donde nació. Según cuenta la leyenda, los sucesores de Khan mataron a todo aquel que asistió a su funeral, estamos hablando de unas 2000 personas. Los encargados de tal misión fueron los 800 soldados que trasladaron el cadáver de Genghis Khan hasta su lugar de enterramiento, que tardaron 100 días hasta llegar a él porque murió lejos del sitio escogido. Exactamente en Egipto. Así que a través de los 6.000 km que distan a ambos países, calculad la de gente que se cargaron en el camino sólo por estar mirando hacia donde no debían. Estos soldados a su vez también fueron ejecutados hasta no dejar ningún testigo vivo del lugar. Incluso se dice que caballos pisotearon el lugar con el fin de borrar cualquier vestigio del enterramiento y que el río Onon que fluye en la zona fue desviado de su curso.

Lo que sí se sabe es que al llegar al lugar del enterramiento, los esclavos construyeron una tumba gracias a unos frescos que se han encontrado que parecen que representan el funeral de Gengis Khan, en el que se pueden ver una ornamentada tumba y un ataúd, construida por los esclavos que en agradecimiento, fueron asesinados, claro. Después enterraron a Gengis Khan junto a los 2.000 siervos sacrificados, pues en sus creencias serían necesarios en el Más Allá. Justo después del funeral los soldados mataron a todos los que lo vieron o participaron en él, y para asegurarse de que allí no iba a cantar nadie la ubicación, mataron también a todos los animales de la zona, entre los que se incluían 40 caballos. Ni el Dr. Doolitle podría dar con su tumba jamás.

¿Y, dónde está enterrado?

Otro enigma, ya que al lugar de su nacimiento posteriormente se ha sumado nuevos enclaves. Algunas teorías dicen que se puede encontrar al noreste de la capital de Mongolia. Allí se hallaron restos de lo que creen es el palacio de Khan, aunque inspeccionar esa zona es tarea titánica para los arqueólogos: aparte de la barrera geográfica, se han topado en multitud de ocasiones con la barrera cultural, esa zona es considerada sagrada y sus creencias hablan de la maldición del guerrero, si alguien osa molestar al Gran Khan se acabara el mundo.

Lo que sí se puede visitar es el Mausoleo, en la región de Ordos en China, aunque en realidad es un cenotafio porque no contiene el cuerpo; no es su lugar de enterramiento pero es lo más cerca que se puede estar de la estela de este guerrero que a pesar de todo sigue siendo un misterio dónde está enterrado.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com