Mujeres Ilustres: Irena Sendler

Hay personas que nacen con un don. El don de poseer una bondad infinita, donde tú no eres lo importante, son más importantes los demás. Si a eso le sumamos que los beneficiarios de esa bondad son los niños me atrevo a decir que estamos hablando de un ángel de la guarda.

Nuestro ángel era tan humilde y discreto, que su historia se mantuvo agazapada en los recovecos de la historia por más de medio siglo. No era mujer de aladear lo que hizo, pues el periodo que le tocó vivir fue duro, de hecho uno de los más negros de la historia de la humanidad. Por eso cuando su historia fue desempolvada en 1999 por un grupo de estudiantes de Kansas, decidieron darla a conocer. Hecho que nosotras agradecemos infinitamente pues hoy, hubiera sido el cumpleaños de Irena Sendler, y que mejor manera de felicitarla que dando a conocer todo el bien que hizo.

Irena nació un 15 de febrero en Varsovia y su don se vio fortalecido gracias a la educación recibida por su padre, un reconocido médico que atendía a sus pacientes sin hacer distinciones de credos ni de razas. Es más, la comunidad judía constituían su mayor número de pacientes, mientras otros colegas los rechazaban, el doctor Stanislaw los atendía con la mayor premura posible. Bajo este entorno de no juzgues y no serás juzgado creció Irena.

Por desgracia su padre contrajo el tifus por cumplir con su trabajo, y falleció dejando a Irena huérfana con tan sólo 7 años. Le dejó una gran herencia, dos reglas que cumpliría hasta el final de sus días: las personas se dividen en buenas o malas, independientemente de sus creencias o sus culturas, se las juzga por sus actos y siempre ayudar a quien lo necesite. Bajo esta premisa y gracias a que la comunidad judía le sufragó los estudios en agradecimiento por los servicios de su padre, Irena pudo estudiar y hacerse enfermera.

En cuanto cumplió la edad necesaria comenzó a trabajar en los servicios sociales de Varsovia, llegando a ser muy conocida por ayudar a todo aquel que lo necesitara. Seguramente así hubiera sido su vida, sino es porque en el año 1939 Alemania invade Polonia; entonces el trabajo realizado por Irena se intensifica: comedores sociales, reparto de ropa y dinero para los judíos que ya comenzaban a ser capturados y llevados a campos de concentración nazis.

Lo que ya no pudo soportar esta gran mujer es que los soldados alemanes comprimieran a la comunidad judía en un reducto de la ciudad separado por un muro, el que sería conocido como el Gueto de Varsovia. Irena quería ayudar y sobre todo intentar salvar a quien sería el futuro: los niños.

De primeras, consiguió identificaciones de la oficina sanitaria; el tifus no había desaparecido y como los alemanes tenían miedo de contagiarse, dejaban que los polacos controlaran sanitariamente el gueto. Esto Irena lo aprovechó al máximo.

Habló con las madres y abuelas que tenían niños a su cargo. No podía prometer que los niños llegaran sanos y salvo a ningún lugar, pero al menos tenía que intentarlo y siempre sería mejor que acabar en un campo de concentración nazi. Imaginaros el momento, esas madres y abuelas que han perdido a sus hombres tienen que decidir separarse de sus niños aún sabiendo que no es seguro que tendrán una oportunidad, duro, durísimo

No siempre las familias accedían a la primera, y muchas veces en el periodo de tiempo en que Irena salía del gueto y volvía para replantear a las familias el intentar salvar a los niños se encontraba que esas familiar ya habían sido llevados en tren a los campos de la muerte. Esto hacía que Irena luchara con más fuerza aún por salvar a los pequeños. Tanta fuerza sacó que cualquier medio era válido para salvar a los niños: sacos de patatas, restos de basura, cajas de herramientas, féretros a los que hacía pequeños agujeros para que los niños pudieran respirar, incluso sacó a algún pequeño haciéndolo pasar por un enfermo de tifus. Esta mujer con un corazón que no le cabía en el pecho, siempre pensando en los demás, consiguió con una tenacidad enorme poder dar una pequeña esperanza a 2500 niños. Sí, 2500 niños. Oskar Schindler, salvó a 1.200 judíos.

A los niños sacados del gueto les iba asignando un nombre católico a la vez que los ubicaba donde pudiera: monasterios, conventos, familias católicas que los acogieron. Pero Irena no sólo los salvo la vida, ella quería que el día de mañana cuando todo el infierno se hubiera terminado “sus” niños supieran de donde provenían, sus verdaderos nombres, sus raíces.

Así que ideó un archivo muy peculiar, en pequeños trozos de papel iba escribiendo los nombres reales de los niños, lugar de nacimiento, nombres de los padres, lugar al que era reubicado. Todo esto lo fue metiendo en pequeños botes de cristal, y los enterró bajo el manzano de una vecina, allí se quedarían hasta que los nazis se marcharan.

Pero los nazis no se marcharon tan pronto como Irena se esperaba, al contrario, se enteraron de la labor que hacía esta mujer y la detuvieron un 20 de octubre de 1943. Irena pasó su propio infierno personal, los nazis la torturaron por horas, le partieron los pies y piernas; pasó a ser trasladada a la prisión de Pawlak, donde los carceleros alemanes la tenían atemorizada. Ella, poseedora de una preciosa información para los alemanes, no abrió la boca, no traiciono a sus niños ni a los que la ayudaron en esta peligrosa tarea. Nada, no dijo nada, ni siquiera dijo nada cuanto la condenaron a muerte.

Pero como bien dijo su padre, hay personas buenas y personas malas; se salvó de la muerte gracias a sobornos de los miembros de Zegota, que vieron en Irena una esperanza para los niños. El día marcado para su ejecución fue un soldado alemán para según él, llevarla a un interrogatorio “de última hora”; nada más salir le dijo en polaco que corriese sin mirar atrás. Y así fue, corrió hasta ponerse a salvo, para todo el mundo el nombre de Irena constaba en la lista de polacos ejecutados, pero la realidad es que Jolanta – su nombre en clave- continuó trabajando con una identidad falsa en la resistencia.

Una vez terminada la guerra, pudo desenterrar esos pequeños frascos donde estaban los orígenes de sus niños, esas identidades olvidadas ya se podían poner junto a un rostro y una historia. Se las entregó al doctor Adolfo Berman, el primer presidente del Comité de salvamento de los judíos supervivientes. Descubrieron con pena que la gran mayoría de las familias de los pequeños habían sido asesinadas en los campos de concentración, aunque unos pocos pudieron volver a reencontrarse con algún miembro de las desmembradas familias.

Irena continuo con su vida, se casó, tuvo familia y jamás dijo nada de lo vivido, pero una vez que fue dada a conocer llegaron los reconocimientos públicos. Ella tímida y humilde hasta la saciedad, pudo volver a ver a algunos de sus pequeños ángeles, esta vez ya eran adultos y pudieron agradecer a “Jolanta” el haberles salvado la vida.

Aún así cuando le preguntaron por qué hizo lo que hizo, su respuesta fue rápida: sólo hacia mi trabajo. Incluso dijo que siempre le acompañó la pena de no haber salvado más niños. Irina falleció el 12 de mayo de 2008 y sus restos descansan en el cementerio Powazki, en su Varsovia natal.

Desde aquí, muchas felicidades Irena, y como dijiste en una ocasión:

No se plantan semillas de comida. Se plantan semillas de bondades.

Traten de hacer un círculo de bondades, éstas las rodearán y las harán crecer más y más”.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com