Dónde está enterrado: Mozart

Pese a haber pasado a la Historia como uno de los grandes genios de la música reconocido mundialmente, no fue así el final de su vida (como el pasó a otros tantos que ahora admiramos)

Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, más conocido como Wolfgang Amadeus Mozart, nació el 27 de enero de 1756. Séptimo hijo del matrimonio de Ana María Pertl y Leopold Mozart.

Con solo cuatro años ya era capaz de interpretar melodías sencillas y componer piezas pequeñas. Su padre le llevaba, junto con su hermana Nannertl (la cual poseía gran talento interpretativo) por los pueblos y ciudades de Europa con el fin de sorprender a los auditorios con sus extraordinarias dotes. Testigo de ello fueron las ciudades de Munich, Viena, Frankfurt, París y Londres. No por eso se descuidaría la formación de Wolfgang, pues siguió aprendiendo de los mejores maestros de aquella época, como Johann Christian Bach.

En 1781, Wolfgang abandona el grupo familiar para intentar subsistir por sus propios medios como compositor independiente. Fracasó en el intento, pero motivó a otros músicos a seguir su ejemplo.

Cuando estrena la ópera Idomeneo, fue cuando puede abandonar Salzburgo y trasladarse a Viena. Un año después de su traslado, estrena El Rapto del Serra, una obra de gran éxito. Ese mismo año se casa con Constanze Weber.

Mozart siempre fue de salud delicada, pero tras su último viaje a Praga en 1791 para ver si su ópera La Clemenza di Tito rentaba, su salud comienza a empeorar, con fiebre y vómitos. Creyendo haber sido envenenado, le confiesa a su esposa que le queda poco tiempo de vida y comienza a escribir el Réquiem para sí mismo.

El 20 de noviembre queda inmovilizado en la cama a causa de los síntomas que su enfermedad manifestaban en él, sus manos y pies se hincharon notablemente y el dolor le hizo perder el conocimiento. El 4 de diciembre despierta pidiendo que le llevasen a la cama la partitura de Réquiem, pero tristemente no pudo terminarla. Fallece en la madrugada del 5 de diciembre.

Momentos después de su muerte, envuelven el cuerpo en un saco de tela. Su esposa no tenía el suficiente dinero como para darle el funeral que se merecía. En la iglesia pocos fueron los que se acercaron a darle el último adiós, pues llovía mucho y la gente no quería recorrer el trayecto hasta el cementerio. Fue trasladado en una carroza de caballos y en un féretro reutilizable, que poseía una puerta en un extremo, de tal manera que el cuerpo podía ser arrojado fácilmente a la fosa.

Muchas son las historias que cuentan de donde fue enterrado, pues se dice que fue enterrado en una fosa común. En realidad fue enterrado en el cementerio de St Marx en Viena, donde recibió sepultura en una tumba comunitaria.

Fue un final muy triste para un gran genio musical de toda la historia.

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com