Cementerio de Montmartre, París

El Cementerio de Montmartre es el tercer cementerio en importancia en París (que dispone de nueve en total), por detrás de Pere Lachaise y Montparnasse.

Fue inaugurado el 1 de Enero de 1825 y en sus comienzos fue conocido como el cementerio de Grandes Carrières (de las Canteras Grandes) por su ubicación, una cantera de Yeso abandonada. Esta cantera ya había sido utilizada durante la Revolución Francesa como fosa común. El cementerio fue construido por debajo del nivel de la calle, por lo que a partir de 1888 fue atravesado por el puente metálico de Caulaincourt, lo que hace que tengas la sensación de flotar sobre el cementerio cuando lo atraviesas en coche.

Como todos los cementerios de París, tiene numerosos árboles (arces, castaños, tilas y tuyas) y está relativamente cerca del Sacré-Coeur, por lo que es un buen lugar para pasear después de verla.

El Cementerio de Montmartre solo tiene una puerta de entrada, por lo que hay que tener en cuenta que el paseo empieza y acaba en el mismo punto; las calles son empedradas en su gran mayoría y tiene muchísimas escaleras y cuestas bastante empinadas (sin duda era una mina), por lo que hay que tener en cuenta que para las personas con movilidad reducida el paseo puede entramar bastante dificultad.

Por suerte, el puente que lo atraviesa solo lo hace en un pequeño tramo al principio del cementerio, por lo que una vez pasado este punto la belleza de las sepulturas y las sombras que hacen sobre ellas los cientos de árboles que lo pueblan, convierten el paseo en una cosntante admiración por la belleza, no es de extrañar que el mismo Stendhal esté enterrado en él.

No tiene nichos ni ninguna sepultura en la pared, y el formato propio del yacimiento y la gran cantidad de panteones hace que en vista panorámica, asemeja a un pequeño pueblo de casas pequeñas creado en la roca.

Además, por su situación en el artístico barrio de Montmartre, entre sus moradores se encuentran enterrados diferentes artistas famosos que vivieron y trabajaron en la zona, se le puede considerar el cementerio de los artistas de todos los tiempos y estilos, así como científicos y políticos: Edgar DeGas, Focault, Berlioz, Alejandro Dumas (hijo), Guérin,Adolphe Sax (inventor del saxofón) Truffaut o Emile Zola (tumba vacía, fue trasladado en 1908 ).

París es una ciudad llena de belleza y elegancia que también han sabido transmitir a sus cementerios. Un paseo por el cementerio de Montmartre, a través de dos siglos de historia en un museo al aire libre, es algo que no deberíais perderos si vais a la ciudad.

Paloma Contreras

Paloma Contreras

paloma@guiadecementerios.com