La calavera garbancera

lo que hoy se conoce mundialmente como Catrina y a la que relacionamos cómo símbolo de la muerte en México vino al mundo con tan original nombre.

Para conocer su origen tenemos que remontarnos al siglo XIX, cuando el país se encontraba inmerso en varios conflictos; guerras, intervenciones extranjeras, cuestiones políticas, dentro de esta vorágine en la que la conseguir una estabilidad en el país era tarea complicada ciertos caricaturistas e ilustradores mexicanos de la época cogieron esos hechos que estaban ocurriendo en el país y empezaron a mostrarlos al resto de la sociedad de forma más burlesca.

José Guadalupe Posada era uno de estos artistas y empezó a dibujar La Calavera Garbancera con el fin de criticar a las clases sociales altas y a la miseria que en aquel momento se vivía en el país. Las primeras ilustraciones mostraban ropa elegante dentro de un ambiente distendido y de fiesta, incluso la gente del pueblo o clases más bajas se las representaba así.

El primer grabado de Posada fue en 1973, en ella criticaba a los “garbanceros” término con el que se conocían a las personas de origen indígena que pretendían ser europeos renegando de su cultura. Detalle relevante es que esta primera imagen la calavera no tenia ropa, sólo estaba acicalada con un gran sombrero francés con plumas de avestruz, con esto Posada criticada a muchos de los mexicanos que aún viviendo en la más profunda miseria querían aparentar llevar una vida de estilo europeo.

No sería hasta 1947 cuando la Calavera Garbancera contase con ropa que cubriera sus huesos y de la mano del gran pintor mexicano Diego Rivera, cuando pintó un mural para un hotel muy importante de México y en él introdujo a la ya famosa calavera, su ilustrador padre; Posada, la esposa del pintor, la mundialmente conocida Frida Kahlo y él mismo pero creado en una versión infantil, aquí es donde evoluciona la Calavera Garbancera y comienza a tomar el nombre de Catrina.

Actualmente esta figura se ha convertido en la imagen más representativa del Día de los Muertos en México, la han hecho parte de su cultura, de su historia, ha enriquecido la espiritualidad del país e incluso conviven con ellas con toda naturalidad pues la consideran la posición frente a la muerte, también ha tomado dimensiones internacionales y no es raro ver su imagen plasmada en objetos cotidianos o mujeres bellamente maquilladas como la Catrina.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com