Rito funerario toraja

Los Toraja son un grupo étnico indígena de la región montañosa del sur de Célebes meridional (Sulawesi).

Según la mitología, Tana Toraja es conocida como “la tierra de los Reyes Celestiales” y sus casas son en forma de barco, orientadas hacia el norte, en honor al dios  Puang Matua y que representan la leyenda de que los Toraja se instalaron en la isla procedentes de las rutas marítimas de Camboya. Se cree que utilizaron los mismos barcos en los que llegaron como casas. Estas están decoradas con tallas y diseños geométricos. El número de cuernos de búfalo colgados enfrente de la casa indica el estatus y la riqueza del propietario.

RELIGIÓN

La religión tradicional de los Toraja se llama Para Aluk Dolo. “Para Dolo” significa “la gente pasada,” por lo que la religión es “la creencia de la antigua” o “rituales de los antepasados.” La religión es una mezcla compleja de culto a los antepasados, el mito y el ritual.

El cosmos se divide en el mundo superior, el mundo del hombre, y el inframundo. Al principio el cielo y la tierra estaban casados entre sí y se hizo la oscuridad, luego vino la separación y la luz. Del matrimonio surgieron los dioses. Puang Matua, “el viejo señor,” es el dios del cielo y la deidad principal, mientras Pong banghai di Rante, “el amo de las llanuras”, es el dios de la tierra. Pong Tulak Padang lleva la tierra en las palmas de las manos y con Puang Matua  mantiene el equilibrio de la tierra y separa el día y la noche. Sin embargo, su esposa con “mal genio”  Indo ‘Ongon-Ongon puede causar terremotos y alterar el equilibrio. Otro dios temido es Pong Lalondong, “el señor que es un gallo”, que juzga a los muertos. Entre el cielo y la tierra está  Gaun ti Kembong, “la nube hinchada.” La diosa de la medicina es indo ‘Belo Tumbang, “la señora que baila muy bien.” Hay otros dioses en el mundo superior y el inframundo, y en la tierra hay deidades y fantasmas, que viven en ríos, pozos, árboles y piedras.

El papel del hombre es ayudar a mantener el equilibrio entre el mundo superior y el inframundo por rituales. Hay dos divisiones de rituales:

El Rambu Tuka, el sol naciente o rituales humo que asciende están asociados con el norte y el este, con la alegría y la vida. Esto incluye los rituales de nacimiento, de matrimonio, la salud, la casa, la comunidad, y el arroz.

El Rambu Solo ‘, El sol poniente o rituales Descendente El humo se asocian con el sur y el oeste, con la oscuridad, la noche y la muerte. El ritual Rambu Tuka más importante es la fiesta del Bua ‘en el que el buraka, una sacerdotisa o sacerdote hermafrodita, recibe las peticiones de los dioses del cielo para cuidar de la comunidad. Aunque sus funerales son la nota característica de los Toraja.
El otro mundo es Puya, “la tierra de las almas”, que está  hacia el suroeste bajo tierra. Gracias a un banquete fastuoso la muerte del difunto alcanzará Puya. El difunto es juzgado por Pong Lalondong y después sube una montaña para llegar al cielo, donde se une a los antepasados deificados como una constelación que protege a la humanidad y el arroz.

CREENCIAS SOBRE LA MUERTE 

Los Toraja creen que el alma no abandona el cuerpo cuando muere. Por una parte, dicen que en el pasado los Toraja creían que un hombre debía enterrarse en su lugar de origen, no donde murió. Dado que los pueblos estaban muy aislados, para los familiares era muy difícil transportar los cadáveres a largar distancias. Entonces se buscaba la ayuda de aquellos que podían hacer caminar a los muertos, para que este pudiera volver a su hogar.

Esta práctica era muy común en Mamasa. Se decía que si alguien se lo encontraba directamente, el cadáver se derrumbaría y sería incapaz de completar su viaje. Por eso era acompañado por sus familiares, quienes avisaban a la gente para que no hablaran al cadáver. Actualmente, el mejor estado de las carreteras ha hecho que las familias opten por transportarlo personalmente.

Actualmente, el mejor estado de las carreteras ha hecho que las familias opten por transportarlo personalmente. Hay otra teoría que dice que ellos creen que la muerte es un proceso largo, y que el muerto tarda años en alcanzar el más allá. Por lo tanto, se realizan costosos y elaborados funerales para facilitar su paso al paraíso

FUNERAL

Un funeral es un evento festivo para todos los miembros de la sociedad.Cuando el funeral se lleva a cabo por las familias, la ceremonia suele implicar una gran fanfarria. Búfalos y cerdos son sacrificados como una indicación de la situación y, como reembolso por los dones recibidos. Esta ceremonia puede durar días, semanas, meses o incluso años después de la muerte real y y al fallecido se le hace referencia como si aún estuviera enfermo hasta que es enterrado realmente. Estos costosos ritos funerarios a menudo sumen en la ruina a las familias durante generaciones. En el caso de que las familias no puedan costearse el funeral, usarán un ataúd temporal. Una vez que el ataúd permanente está listo, se levanta al muerto y este camina de nuevo.

RITO FUNERARIO 

En la religión ALUK, cuanto más rico y poderoso es el difunto, más ostentoso es su funeral. Solo los nobles tienen permitido celebrar un amplio funeral. Normalmente se construye un lugar ceremonial llamado RANTE donde se levantan los refugios para los invitados.

Los Toraja expresan su pena con cantos funerarios, poemas, música de flauta, llantos y lamentos, con excepción de los funerales de niños jóvenes o adultos pobres de bajo estatus.

A veces se esperan días, meses o años hasta que la familia consigue el dinero para costearse el funeral. Los Toraja creen que la muerte no es inmediata, sino que se tarda en llegar a PUYA, o el más allá. En ese tiempo, el cadáver se envuelve en varias capas de tela, se preserva en formalina (antiguamente usaban ciertas hojas) y mantenido en TONGKONAN, unas casas tradicionales con el tejado curvo. Se cree que el alma del difunto permanece en el pueblo, considerándolo enfermo y siendo alimentado.

El momento más importante de la ceremonia es el llamado RAMBU SOLO, es decir, la pelea y sacrificio de los búfalos. El número de búfalos sacrificados depende de la importancia de la persona. Para ello, los degüellan frente a los invitados con un machete. Por supuesto, no todos los búfalos tienen el mismo valor, siendo más valorados los albinos o los que poseen algún tipo de mancha. Los cuerpos sin vida de los animales se mantienen junto con el difunto, que se encuentra en “estado de sueño”. Los búfalos ayudarán al fallecido en su viaje hacia Puya. Cuando el espíritu alcance el paraíso, actuará como protector de la familia.

Además de sacrificar búfalos, también hacen lo mismo con los cerdos. Por otra parte, realizan peleas de gallos, conocidas como BULANGA LONDONG. Son sagradas porque implican un derramamiento de sangre en la tierra. Aunque basta con el sacrificio de tres gallos, la ceremonia ha perdido el sentido religioso y no es raro llegar a los 25 pares , realizándose apuestas incluso por teléfono.

Los Toraja también creen que los nobles deben ser enterrados entre el cielo y la tierra, por lo que llevan su cuerpo a los acantilados de caliza, custodiados por efigies humanas llamadas  TAU TAU . Tradicionalmente, solo muestran el sexo del difunto, pero también puede mostrar rasgos faciales o poseer pelo. Allí pueden introducir el ataúd en una cueva, en un agujero tallado en la roca o pegado al acantilado. Esto depende de la riqueza de la familia. También tendrá objetos que necesitará en la otra vida.

Cuando un bebé muere antes de que le crezca su primer diente, se le devuelve a la naturaleza, ya que consideran que pertenece a ella. Para ello, hacen un nicho en un árbol, donde introducen al bebé y lo tapan, esperando que el cuerpo sea absorbido por la planta y su alma viaje al cielo a través del tronco. Los ataúdes de los niños o bebés estarán colgados con cuerdas en el acantilado o un árbol. Estas irán pudriéndose hasta que caiga el féretro.

Aunque hay funerales durante todo el año, la época seca entre agosto y septiembre es la más propicia para verlos. En algunas ceremonias se llegan a matar a 100 búfalos. Esta suele ser una de las pocas oportunidades que tienen los Toraja de comer carne. Por eso, los funerales de los nobles atraen a miles de personas

Incluso después de haber superado el período de duelo y tras haber enterrado al cadáver, el funeral no termina ahí. Cada año, los Toraja celebran el Ma’Nene, la ceremonia de la limpieza de los cadáveres. En este momento, los cadáveres son exhumados, alimentados, vestidos con ropas nuevas y paseados alrededor del pueblo, para luego volverlos a enterrar. Cada cadáver debe recibir estas atenciones al menos cada tres años.

Clara Redondo

Clara Redondo

clara@guiadecementerios.com